Sabían que hay acciones producidas por componentes de la dieta sobre el genoma humano, que directa o indirectamente, puede alterar la expresión o estructura de nuestros genes.

Hay algunos genes regulados por la dieta que tienen un rol en el inicio, incidencia, progresión y severidad de las enfermedades crónicas.

Los conceptos anteriores tienen que ver con La nutrigenómica, que es el estudio y efecto de las interacciones entre el medio ambiente ( nutrientes ) con el genoma humano y finalmente la expresion en el fenotipo.

Estas interacciones y cambios en los genes serán traspasados a otras generaciones.

Uno de los estudios que mejor explica la nutrigenómica es el de los ratones agouti. Estos ratones son genéticamente de color amarillo, proclives a la obesidad, la diabetes y a ciertos cánceres.

En Duke University a un grupo de madres agouti durante el embarazo se le suministró ácido fólico,  B 12 y colina. Finalmente cuando el grupo en estudio nació, los ratones eran de pelaje marrón y de contextura delgada, con un genoma igual al de sus padres  ( amarillos y obesos ), pero con menos tendencia a la diabetes y al cáncer.

Finalmente los factores externos pueden tener un impacto marcado sobre la expresión de los genes, en potencia y con consecuencias a largo plazo, aunque sin modificar el código genético del DNA.

Por lo que podemos pensar que las  modificaciones nutricionales pueden tener un impacto sobre el fenotipo y las condiciones de salud.

 

Andrea Ulloa González

Nutricionista Integrativa

WhatsApp chat